La Revista Iberoamericana de Educación es una publicación editada por la OEI 

 ISSN: 1022-6508

Está en: OEI - Revista Iberoamericana de Educación - Debates

Inicio >>

 Versión impresa

  Último número

  Números anteriores

  Números próximos

  Índices

 Secciones

  De los lectores

  E + I

  Investigación

  A fondo

  Debates

 Servicios

  Suscripción

  Colaboraciones

  Tablón de anuncios

 Recursos

  Otras revistas

  Biblioteca digital

  Convocatorias

  Publicaciones OEI

 Créditos

 Contactar

  Debates

94. Pedagogía de la Ternura en la Sociedad del Riesgo

Propuesto el 10-03-06: Ricardo Oliveros Mejía - Perú

Proponer nuevos
temas de Debate

Comentarios a
los Debates

Volver
a Debates


94 Pedagogía de la Ternura en la Sociedad del Riesgo 10-03-06
Propuesto por: Ricardo Oliveros Mejía

¿Qué hacer pedagógicamente para reorientar las prácticas educativas en condiciones de subdesarrollo, agudizado por el contexto de globalización neoliberal? ¿Por donde empezar educativamente?, sobre todo si consideramos que la tarea educativa consiste básicamente en preparar a los educandos para afrontar las condiciones que se presentan en la sociedad.
Al respecto, es bueno preguntarse: ¿cómo facilitar el crecimiento personal considerando la presencia limitante de los traumas sociales y personales, teniendo presente que los miedos y las culpas son un lastre para la efectividad de la conducta personal? ¿Cómo posibilitar el desarrollo de las capacidades personales, considerando las pocas oportunidades reales que brinda la sociedad y teniendo presente las dificultades de realización personal en las condiciones de la sociedad del riesgo y del individualismo neoliberal?
La resiliencia, como núcleo teórico-práctico de la conducta personal, es una buena alternativa para orientar la dinámica de la formación de la personalidad, principalmente de individuos de los sectores populares. Así, por ejemplo, el sentido del humor es una capacidad para sobrevivir en condiciones de inseguridad ciudadana, desempleo abierto y marginación social, pues se trata de una expresión concreta de la resiliencia personal y de un aspecto clave para la salud psicológica de la persona. Asimismo, mediante la resiliencia personal y, específicamente, a través del sentido del humor se afronta las disfunciones, problemas y conflictos de la sociedad del riesgo, pues se trata de salir adelante a pesar de las condiciones de pobreza y la situación de subdesarrollo.
Así, en el plano de la práctica educativa, tiene especial significación considerar los principios educativos de la Pedagogía de la Ternura, para liberar el potencial creador de las personas. Una pedagogía para la libre expresión de las capacidades personales y para la gestión de la vida personal, con una perspectiva socio-histórica y sobre la base del paradigma de la solidaridad en las relaciones interpersonales y en la dinámica comunitaria.
Asimismo, en el plano del discurso pedagógico, constituye una tarea clave elaborar principios educativos para luchar cotidianamente contra la desesperanza aprendida y el fatalismo, para luchar contra la exclusión social y cultural de los sectores populares. Una pedagogía contra la pasividad existencial, que acepta resignadamente la mutilación del potencial creador del ser humano.
En tal sentido, es importante reflexionar y compartir experiencias sobre las posibilidades de la Pedagogía de la Ternura en la sociedad del riesgo. Especialmente si consideramos que la Pedagogía de la Ternura se relaciona con un cambio fundamental en la concepción y en los enfoques de la formación humana en las condiciones de la globalización neoliberal, construyendo cotidianamente un horizonte emancipador para el ser humano con el explícito propósito de mejorar la calidad de vida de las personas.

Contactar con el autor:oliverosr169@terra.com.pe

  Subir 

 

Héctor Manuel Puga - México
10-05-06

Título del comentario: La corrupción causa apatía y desconfianza.

Comentario: Por lo menos en México la sociedad, en general, acepta que la educación es una responsabilidad social y compartida. Prueba de eso es la ley que obliga la aplicación del 8 por ciento del producto interno bruto a la educación. Nuestro problema radica, más que nada, en la evasión de impuestos provocada por la desconfianza social, la burocracia fiscal, la corrupción sistemática e institucional que sigue siendo la gran batalla entre gobierno y gobernados.

 

Contactar con el autor: hector.puga2006@hotmail.com

  Subir 

 

Martha Elena Cruz Macías - Chile
25-03-06

Título del comentario: Muy interesante

Comentario: Ricardo, su propuesta me parece muy interesante y coincido en dos puntos. Primero, en que es necesario orientar la dinámica de la formación de la personalidad, principalmente de individuos de los sectores populares y su comentario de potenciar el sentido del humor como una herramienta que de respuesta positiva a la situación social y económica de las comunidades desfavorecidas. Y segundo, la confianza en el discurso docente como el mecanismo para promover actitudes positivas que orienten a los estudiantes hacia la creatividad, pero también hacia la solidaridad social.

Considero que los jóvenes tendrán que percibir, a través del ejemplo de sus profesores, el amor a la vida y la esperanza de una calidad de vida de mejor nivel humano. Creo que es ese el compromiso docente, ser consciente del grado de influencia que su discurso y su propia actitud ante la vida tienen sobre sus alumnos.

Me parece que un gran reto que tendremos que asumir es revalorizar la práctica docente, darle un sentido más ético, más humano y entender que nuestras herramientas de trabajo son seres sensibles y volitivos, y en este sentido, documentarnos sobre las nuevas corrientes pedagógicas y psicológicas que nos conducen a centrar los contenidos en el estudiante, de acuerdo con sus habilidades, pero también con sus circunstancias de vida.

En otras épocas hablar de ternura en el proceso educativo era irracional, "la letra con sangre entra" fue por muchos años el lema de una educación formal e informal; esta época no ha cambiado tanto, si bien cambia el paradigma, no la intención; hablar de ternura en la educación se sale de los esquemas consumistas promovidos por las políticas de globalización. Si añadimos que la mayor parte de los procesos administrativos ahora se resuelven con una máquina, podemos darnos cuenta de la dimensión real que tiene el hecho de incluir el concepto "ternura" a la educación.

No obstante, soy de la opinión de que en este tiempo, y sobre todo en escenarios sociales como los que describe, es fundamental un cambio de actitud; es necesario que los jóvenes se den cuenta de que ellos pueden modificar su ambiente social, que deben ser partícipes activos en la calidad de vida que deseen; convencerlos de que pueden romper patrones.

Aún cuando comulgo con sus ideas y trato de tener siempre una actitud positiva en mi vida, queda en el aire una pregunta: ¿cómo hacerlo? ¿qué herramientas de formación docente tenemos para influir en los estudiantes de manera tan deliberada y obtener buenos resultados? cuando somos producto del consumismo y cohabitamos en las mismas condiciones de inseguridad pública, la carestía, la corrupción y malos gobiernos.

Contactar con el autor: mcruz@ucol.mx

  Subir 

 

Iosvani Hernández Torres - Cuba
25-03-06

Título del comentario: La pedagogía de la ternura en la atención a la diversidad

Comentario: Existen prestigiosos investigadores que abordan la Pedagogía de la Ternura como tendencia de la escuela nueva. Los mismos centran su atención en la dirección de un proceso formativo dirigido a estimular el desarrollo integral de la personalidad de sus escolares.

Lidia Turner, prestigiosa investigadora Cubana, expone en su libro Pedagogía de la ternura, como la profesión del maestro encierra una gama de actitudes, sentimientos y cómo la regulación externa de la conducta del docente debe estar dirigida hacia la atención a la diversidad del universo humano.

De lo anterior se desprende que en la atención integral a las personas con necesidades educativas especiales se les dedique especial interés, para propiciar el salto a zonas desconocidas que les permitan extrapolar sus aprendizajes a situaciones problémicas de la vida en su entorno familiar, laboral y escolar.

La dirección del proceso pedagógico en Cuba se asume desde dimensiones que van hacia: lo instructivo, lo educativo y lo desarrollador, con el objetivo de cumplir con la misión básica de la escuela cubana: " Formar al hombre para la vida, desde y en la propia vida". De ahí la necesidad de reconocer a la Pedagogía de la Ternura como Tendencia de la Pedagogía nueva.

 

Contactar con el autor: iosvanis@isphlg.rimed.cu

 

  Subir 

  Volver a Debates 


Principal de la OEI

Inicio >>