La Revista Iberoamericana de Educación es una publicación editada por la OEI 

 ISSN: 1022-6508

Está en: OEI - Revista Iberoamericana de Educación - Debates

Inicio >>

 Versión impresa

  Último número

  Números anteriores

  Números próximos

  Índices

 Secciones

  De los lectores

  E + I

  Investigación

  A fondo

  Debates

 Servicios

  Suscripción

  Colaboraciones

  Tablón de anuncios

 Recursos

  Otras revistas

  Biblioteca digital

  Convocatorias

  Publicaciones OEI

 Créditos

 Contactar

  Debates

88. La profesión docente (propuesta de trabajo)

Propuesto el 10-11-05: Camilo Andrés Valderrama - Colombia

Proponer nuevos
temas de Debate

Comentarios a
los Debates

Volver
a Debates


88 La profesión docente (propuesta de trabajo) 10-11-05
Propuesto por: Camilo Andrés Valderrama

En cierta oportunidad propuse la discusión acerca de la profesión docente, señalando algunos aspectos importantes que se deben de tener en cuenta en el momento de su análisis.

Hoy quiero proponerle a todas las personas interesadas en el tema de la profesión docente que compartamos un poco acerca de nuestras experiencias como docentes, desde las condiciones que vivimos diariamente en nuestras instituciones educativas y que afectan directamente nuestro buen desempeño laboral. En otras palabras, compartamos un poco acerca de los problemas que vivenciamos a diario y que afectan o impiden el desarrollo de nuestra profesión. Para esto propongo reflexionar en torno a la siguiente pregunta:
¿Cuales son las condiciones que más afectan mi trabajo como docente?

Contactar con el autor: camilo1802@gmail.com

  Subir 

 

Javier Peña - Uruguay
10-06-06

Título del comentario: Aportes y orientación

Comentario:
Las intervenciones leídas son muy interesantes. Sin embargo, es necesario aclarar conceptualmente muchas ideas expresadas a través de los diferentes aportes. Por ejemplo, existe confusión entre sustentabilidad y sustentable; entre efecto e impacto ambiente, entre medio ambiente y medio humano, entre naturaleza y sociedad, etc. Acerca de esta materia y como una forma de contribuir a en la orientación de esto, recomiendo leer la propuesta chilena sobre educación ambiental cuyo autor, el Dr. Rubén Farías, presentó magistralmente en el Congreso Mundial de Educación Ambiental de Toronto del año 1992. En esa ocasión lo conocí y me informé acerca de los adelantos que en ese país se hacían en este asunto. El Dr. Farías puede ayudarnos mucho en esta materia por cuanto su texto fue considerado en otros países como una buena señal de las reformas que se necesitan.

Contactar con el autor: japeando@yahoo.es

  Subir 

 

Juan Doroteo Su Machado - México
10-06-06

Título del comentario: Burocratismo y docencia

Comentario:
Sin querer ser simplista, creo que el mayor obstáculo que deben sortear los docentes es el gran aparato burocrático de las instituciones, la mayoría de las veces, y aunque la planta docente cuente con las competencias necesarias, este gran aparato es el mayor opositor. Generalmente el personal administrativo de las universidades, públicas y privadas, es gente de "la vieja escuela" que pretende que nada cambie.

Contactar con el autor: zaitcox_82@hotmail.com

  Subir 

 

Jesús Sarabia Contreras - México
10-06-06

Título del comentario: Docente romántico

Comentario:
La función y la labor docente es un trabajo cultural y un esfuerzo de comunicación de nuestra visión de la realidad, para algunos una justificación de la existencia de un orden social, para otros la construcción de utopías.

Contactar con el autor: j_sarabia_c@yahoo.com.mx

  Subir 

 

Javier Pérez López - México
10-06-06

Título del comentario: ¿Hacia dónde avanzar?

Comentario:
A lo largo de este debate se han comentado varias experiencias, tanto grupales como personales, que si bien se dan en diversos países no parecen tan diferentes. La cuestión se transforma en una problemática, con un sinfín de terminales, puntos coyunturales y torales. Bien se ha dicho ya en este debate que uno de los grandes retos es el de definir ¿qué es la docencia? ¿qué es un docente?
Con el siguiente comentario no pretendo alcanzar la verdad absoluta, más bien continuar aportando al debate alrededor del cual gira este espacio.
La docencia, y el docente junto con ella, no debe quedar limitada a ser uno de los elementos esenciales del proceso enseñanza aprendizaje, ni ser un tutor, ni un facilitador, ni un estratega del aprender a aprender. Su compromiso también está mucho más allá del espacio escolar e institucional. Este es sólo una pequeña ventana a una compleja realidad en la que su ejercicio profesional se ve inmerso.
Exige coherencia entre el reflexionar, el decir y el hacer. Hacer de estos momentos, artificialmente separados, una unidad coherente.
Hoy, frente a los retos que los grandes cambios han hecho emerger, los docentes podemos y debemos "dar la nota". Se "es" a tiempo completo. El contexto social no está fuera de la escuela, está dentro, arriba, abajo, en medio.
Por lo mismo el docente no sólo da clase, coordina actividades, "facilita" el trabajo, enseña a aprender. Es una forma de vida, que no un estilo. Y si es una forma de vida, si tantas personas viven en ella, nada de malo tendría que, con dignidad, pudieran vivir de ella.
Con frecuencia en los contratos y entrevistas para docentes de nivel medio superior y superior, en varios estados de la República (México) aparece una nota: "la labor en esta institución no debe ser tu única forma de ingreso ni tu principal ingreso".
La docencia es entonces un pasatiempo, una actividad lúdica para quienes no tienen la necesidad de hacer de la docencia su forma de vida pues ¿cómo es posible que se cobre por ser profesor? ¿qué eso no es ser sofista? ¿son mercaderes de la educación? ¿todo quieren que les caiga del cielo?
Claro, como supongo que cualquiera se puede plantar frente a un grupo y hacer como que aprende junto con sus alumnos. Pero además, aún cuando el docente sí cobra por sus "horas clase" ¿por qué las instituciones educativas cobran? ¿dónde quedó la gratuidad de la educación?
Muchos docentes (de hecho la mayoría) vemos las contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, entre lo que se te exige y lo que realmente, los que te exigen, están dispuestos a cumplir.
Un ejemplo: desde hace más de tres años que se exige de manera puntual toda la información sobre planeaciones, cursos, calificaciones, actas, actualizaciones, certificaciones, en torno a la institución donde laboro. Ello ha sido acompañado de otra exigencia, que no se nos pague en el tiempo de receso de clases (que no receso de actividades). Se nos exige actualizarnos (eso es excelente) y que emprendamos acciones para ofrecer educación de calidad (la escuela tiene dos premios a nivel nacional) y a la vez nos vemos obligados a renunciar a derechos tales como seguridad médica, porque la escuela es tan pequeña que no puede pagar en retroactivo a las instituciones de salud pública, a no ser que tengamos que cerrar la escuela o cambiarnos de subsistema.
Habrá quien diga, pues cámbiense de subsistema o bien deja esa escuela y trabaja donde te paguen mejor. Estas escuelas son un proyecto que existe desde la década de los 30 del siglo XX, que se han ido modernizando y modificando. Pero la tendencia apunta en el sentido de dejar de apoyarlas o bien que se conviertan en escuelas técnicas al servicio del mercado, no de las necesidades sociales.
Los maestros de estas instituciones -9 en el Estado (provincia) y más de 60 en el ámbito nacional- diariamente luchamos ante el abandono, el olvido y el desinterés por un proyecto que nació para apoyar a jóvenes de pocos recursos.
¿Lo nuevo es siempre lo mejor? Parece que existe una tendencia por hacer parecer así las cosas, pero eso aún está por verse. Muchas cosas que fueron ya no pueden ser y otras que son no, debieron nunca llegar a ser.

Contactar con el autor: javierixitia72@yahoo.com

  Subir 

 

Oswaldo Vega de la Torre - Bolivia
25-05-06

Título del comentario: ¿Cuales son las condiciones que más afectan mi trabajo como docente?

Comentario: Es sin duda un tema para muchas reflexiones y para compartir infinidad de experiencias personales, sobre todo las vividas en las universidades privadas de mi país. Son sin duda muchas las condiciones que afectan al trabajo docente; unas atribuibles a los docentes, otras a los estudiantes y otras a las mismas universidades.
Veamos algunas de ellas:

1. Los programas de formación docente son muy convencionales y teóricos, pues son ofrecidos con la intención de ofrecer un título o diploma que les permita cumplir con este requisito para incorporarse al ejercicio docente.
2. Una vez incorporados, los docentes deben sujetarse a planes y programas académicos elaborados o adoptados para convertir a la universidad en "fábricas de títulos", alejados de aprendizajes prácticos de la vida comunitaria.
3. Los estudiantes prefieren la "ley del mínimo esfuerzo", llegando al punto de argumentar que "como se paga por estudiar, entonces cuanto menos esfuerzo mejor". Sé que esta actitud se da también en otras universidades del exterior.
4. Cuando un docente tiene alguna iniciativa para mejorar el aprendizaje usualmente no encuentra respaldo, ni de los propietarios/accionistas de las universidades ni de las propias autoridades académicas.
5. Parece que la falta de infraestructura adecuada, recursos pedagógicos y logística académica es la falencia común en las universidades de países tercermundistas.

Contactar con el autor: puly121@hotmail.com

  Subir 

 

Robert Rodríguez - Venezuela
25-05-06

Título del comentario: La profesión docente

Comentario: Considero de gran importancia y vigencia el tema de la profesión docente. En tanto que agentes fundamentales del proceso educativo se precisa con urgencia debatir y proponer en torno a la realidad laboral y social de los educadores, que resulta a veces pasmosamente similar en los países latinoamericanos. Entre los aspectos que son materia de una agenda podemos citar la propia definición del docente, el marco jurídico en que se desempeña su tarea, la valoración social de la profesión, la profesionalización misma, los retos actuales ante las TICs, los proyectos nacionales o regionales que se postulan y en consecuencia los cambios educativos que conllevan , en fin estoy convencido que existe una agenda común urgente que debe surgir entre los educadores.

Contactar con el autor: Profesorrobert@cantv.net

  Subir 

 

Juan Carlos Ramírez López - México
25-05-06

Título del comentario:¿Qué vocación? ¿Y la pasión por la docencia?

Comentario: Con el debido respeto a quienes escriben, se ponen de manifiesto muchas palabras, quizás pocas alternativas que convenzan para el desarrollo o el ejercicio de la profesión docente como algo que impacta día con día. Pero que impacta la pasión, que impacta el sentimiento del ser y del sentirse simple y sencillamente maestro, o profesor.
La pasión genera creatividad, ilusión que debe ser un punto de partida, sueños. De los sueños parten las grandes obras, proyectos. Porque ahí nacen los grandes hombres. La vocación es importante, considero que la pasión por la docencia es la vida misma, lo demás, el sueldo, las prestaciones y todo lo que implica es consecuencia.
Aquí, no se termina, apenas comienza, por que implica responsabilidad y entrega, dudas y respuestas incompletas. No esperemos nunca un agradecimiento por el ejercicio del ser docente, más bien esperemos la satisfacción de haber hecho el mejor esfuerzo, reconocer que tal vez cometimos un error, pero que mañana, volvemos a la carga, con más ímpetu, con más pasión.

Contactar con el autor: ecosdelrincon@hotmail.com

  Subir 

 

Jovanna Larissa Valdes - Panamá
10-05-06

Título del comentario: La docencia a lo largo de la historia

Comentario: Para iniciar pienso que la docencia es una vocación, cada uno de nosotros de una u otra forma amamos lo que hacemos, aunque está visto que hay personas que lo hacen solo por una remuneración. Es cierto que hay muchas necesidades en cada uno de los centros de enseñanza y que en ocasiones eso hace difícil que realicemos nuestra labor, pero nosotros, como docentes que queremos que nuestro país avance, debemos ser genios y hacer las cosas más llevaderas, cada país debe darse cuenta que la mejor inversión debe ser en educación, ya que eso es lo que hace que se progrese, un país sin educación es un país que no avanza. Cada día se nos presentan nuevos casos, tanto a nivel profesional como de estudiantes. Debemos recordar que los estudiantes comparten con nosotros la mayor parte del tiempo y debemos darles lo mejor de nosotros. Todas estas barreras día a día las debemos ir superando, ya que estancan a la educación.

Contactar con el autor: puly121@hotmail.com

  Subir 

 

Armando Grisales Valencia - Colombia
10-05-06

Título del comentario: Docente = Dolor de cabeza para algunos.

Comentario: En muchas ocasiones nos vemos abocados a tener la profesión docente como un dolor de cabeza para algunos, pero en realidad el dolor de cabeza lo tienen los docentes a quienes se les ha demeritado notablemente su profesión.
Como dicen por ahí "zapatero a tus zapatos" y las nuevas políticas neoliberales que se acomodan radicalmente en el contexto latinoamericano, y que nos agobian profundamente, nos han terminado por inundar.
Todos debemos vanagloriar definitivamente nuestra profesión y aunque sea una de las más ingratas debemos disfrutarla y pensarla como un mundo maravilloso donde podemos explorar intangiblemente las mentes de nuestros educandos.
Pensemos ahora en grande, unámonos como docentes, marquemos la revolución del país donde vivimos y unámonos para expresar nuestro sentido de pertenencia por el mundo donde vivimos.

Contactar con el autor: agrival1@hotmail.com

  Subir 

 

Javier Pérez López - México
10-05-06

Título del comentario: ¿Qué vocación?

Comentario: El tema de la supuesta "vocación docente", ya sea como parte del deber ser del docente o como carencia sentida, entraña riesgos y falsedades. Cierto es que en idea el docente debe estar comprometido con su ejercicio profesional, que se debe a los alumnos. Sin embargo, el discurso sobre la "vocación docente" ha entrañado sentidos opuestos a una vocación aún mayor: la "vocación humana". En palabras de Savater, no sólo hay que nacer humano para serlo, sino requiere de un querer bien, del contacto con otros seres humanos, en un contexto humanizante, que afirme la vida
y la humanidad de cada uno.
Convengo en que el compromiso y la vocación de los docentes deben estar presentes y para ello se requiere pues, de este contexto humanizante, contexto que no parece estar siendo promovido en la actualidad.
Disto, sin embargo, de aceptar que el actual contexto en el que docentes y alumnos nos movemos no sólo en las instituciones educativas, sino en nuestras comunidades, sea humanizante, afirme la vida y la dignidad de las personas. La primacía es el mercado, la preocupación central ha sido, desde hace ya varias décadas, ésta y no otra.
Es una verdadera lástima que en la noche del día de ayer, cuatro de los cinco candidatos a la presidencia del país no hablaran casi sobre la educación, y que cuando lo hicieran, la refirieran no como un derecho, sino como un privilegio o bien como una dádiva de los gobiernos.
¿Que no? Para muestra: en el año 2003 existían en el Estado de Morelos 11 Preparatorias del subsistema. En la actualidad son 9 y una de ellas está por desaparecer, o mejor dicho absorbida por la Dirección General de Educación Tecnológica e Industrial.
Los motivos argumentados: baja eficiencia terminal y que no estaba ayudando a subsanar las necesidades del mercado ocupacional. Si la baja eficiencia terminal y la alta deserción fueran el motivo principal habría que cambiar, o mejorar primero, subsistemas como CONALEP, que presentan los índices más altos a nivel nacional. Pero son estas escuelas las que más directamente se han vinculado al sector industrial, cada vez menor.
En este contexto el docente tiene que aceptar "por vocación" que esto no puede ser cambiado, que debe entregarse de manera ciega y abnegada, cual apóstol de la educación, a su labor y dejar esos temas y dificultades a la gente que sabe, a los que deben ocuparse de ello.
Si ganas 29 pesos (menos de tres dólares por hora), y un par de zapatos -que te duren por lo menos seis meses- cuesta 320 (32 dólares), es decir 10 hrs clase, que implican otras tantas de preparación, más revisión de trabajos, etc.
La realidad es cruda y necia. La vocación alimenta el espíritu, nutre la voluntad, fortalece la conciencia de lo que se hace y cómo se hace, pero en nuestro contexto se antoja por momento un lujo, ante las oportunidades para satisfacer las necesidades primarias y básicas.
Propongo por lo tanto una "vocación docente" atravesada por una vocación y conciencia más amplia, la humana, la de la dignidad, del compromiso y el querer bien. No la del apostolado abnegado, sino la del revolucionario afirmado y afirmante. Una conciencia en y para el ser más con dignidad. Una conciencia de la opresión de un sistema global, uniformante y opresor, que busque construir alternativas para la humanidad con dignidad. Crear un contexto no sólo en las escuelas sino en las comunidades y países que permita ser.

Contactar con el autor: javierixitia72@yahoo.com

  Subir 

 

Priscila García - Panamá
10-05-06

Título del comentario: Docente por vocación

Comentario: El sistema educativo universitario exige un cambio en el modelo docente actual para mejorar los resultados y hacerlo coherente con las nuevas exigencias de una sociedad que sufre cambios vertiginosos. Estos sentimientos son compartidos entre sociólogos, filósofos y políticos. Existen tendencias que afirman que la educación tradicional no responde a las necesidades del hombre de hoy y menos a las exigencias de la sociedad del mañana.
Se han dado reformas educativas, pero aún persisten las tendencias a centrar la acción docente en el campo intelectual o del conocimiento y se ha olvidado la dimensión social, la cual implica interacción entre el mundo personal y el mundo social. Sigue predominando la motivación extrínseca en forma de refuerzos académicos, sociales o económicos y se olvidan las motivaciones intrínsecas centradas en el disfrute de las experiencias educativas compartidas.

Contactar con el autor: priscilagarcia3071@hotmail.com

  Subir 

 

Dené Dender Pernía Atencio - Venezuela
24-04-06

Título del comentario: La labor docente

Comentario: Considero que el "deber ser" de la labor docente, no sólo en mi país, sino en los países latinoamericanos, es el de: mediadores del proceso interactivo entre los agentes educativos sobre la realidad sociocultural, política y económica de su entorno para lograr una concienciación de esa realidad y lograr su transformación para el desarrollo autosostenido de su país.

Contactar con el autor: deddpa@hotmail.com

  Subir 

 

Priscila García - Panamá
24-04-06

Título del comentario: Docente por Vocación

Comentario: El docente, ante todo, debe ser un alimento, no una medicina obligatoria de conocimientos y esto es en lo que se convierten muchos por la falta de motivación en nuestros centros educativos. A muchos docentes solo les interesa cuándo se cobra y cuándo no se trabaja. El profesional de la educación no tendrá jamás vocación si soslaya las necesidades que reclama su labor, esperándolo todo del estado o como obra y gracia del espíritu santo. Si hablamos de nuestros máximos centros de estudios, "las universidades", no son talleres mecánicos del alfabeto, es verdad que quizás no contamos con la infraestructura adecuada, ni con los recursos apropiados necesarios para desempeñar nuestra labor, pero si dejamos que todo esto nos afecte jamás seremos docentes por vocación.
La educación en nuestros tiempos debe ir a la par de la tecnología y no lo está, muchos docentes actualizan sus conocimientos invirtiendo en posgrados, maestrías, doctorados, porque ante todo debemos tener deseos de superación profesional ya que somos formadores de hombres y mujeres, pero vemos que no se nos reconoce el sacrificio. Esto debe cambiar, tanto por la administración de nuestros centros de estudio, invirtiendo en mejores diseños curriculares de acuerdo a las exigencias de la sociedad y el ambiente, infraestructura, tecnología y a la vez, nuestro espíritu profesional, porque ante todo debemos ser docentes por vocación.

Contactar con el autor: priscilagarcia3071@hotmail.com

  Subir 

 

Nayleet Beltrán - Venezuela
24-04-06

Título del comentario: Obstáculos en el desempeño eficiente

Comentario: Siempre consideré un privilegio ser docente, hoy mantengo mi creencia; y aunque siempre leo los debates que se presentan en OEI, esta pregunta de Valderrama se me hizo irresistible.
Como Coordinadora Nacional de una carrera universitaria, una de mis funciones es supervisar el status de la administración de los cursos, el desempeño de tutores y participantes, sin embargo la asignación del presupuesto nunca es suficiente, lo que impide poder desplazarme a todos los núcleos de la Universidad.
Ello trae como consecuencia una cantidad de problemas que pudieran ser prevenidos o solventados con mayor eficacia y eficiencia
Por otra parte, no cuento con un equipo de trabajo, ( al menos deberíamos ser tres docentes) para poder cubrir los aspectos administrativos y académicos, ya que nuestras funciones van desde abordar los aspectos teóricos - curiculares hasta los técnicos - administrativos. Esta falta de recursos humanos se debe a que los concursos
para ingresar no se hacen anualmente, propiciando la contratación, lo cual se vuelve un circulo vicioso. Los docentes en contrato o por Honorarios Profesionales no tienen el sentido de pertenencia a la institución, igual al docente que se desarrolla en ella.
Por ultimo, pero no menos importante, la falta de apoyo tecnológico para optimizar los procesos académicos, en un sistema de educación a distancia es increíble que no contemos con una plataforma propia. O que al menos el Internet esté en banda ancha, interconectarnos es imposible, hacer búsquedas es un desafío a la paciencia.

Contactar con el autor: maabel45@gmail.com

  Subir 

 

Teofilo Omar Boyano Fram - Colombia
10-04-06

Título del comentario: Profesión o alternativa

Comentario: En un espacio del Diplomado en Prácticas Pedagógicas, un docente comentó que cierto día, se encontró con un colega y le pregunto a que actividad se dedicaba, y este le contestó: "a ninguna, estoy desempleado, por lo que estoy dando clases en una Institución".
Las Instituciones de Educación Superior, en Iberoamérica, cada vez muestran mayor tendencia a contratar a profesores de cátedra, mientras que los maestros administrativos se han convertido en docentesaurios extinguidos. Es preocupante este término peyorativo, pero lo que quiero recalcar es que comienzan a ser escasos.
El docente administrativo es la imagen Institucional, sobre él recaen muchas actividades, puede aportar su potencial creación.
En Colombia pocas son las Instituciones que contratan con exclusividad y por eso remuneran bien al docente.
El educador se encuentra en un dilema, requiere más competencias que tiene que certificar, se le exige mejor preparación (Maestrías o Doctorados), busca hacer la inversión y luego lo contratan como profesor catedrático. Puede quedar endeudado pagando los estudios.
La docencia, entonces, no es un camino cuando se está desempleado, es un estilo de vida. En algunos países de Centroamérica, ejercer esta profesión es un orgullo, en otras partes es amor al aprendizaje y muchos deseos de sembrar las semillas para el desarrollo de las naciones.

Contactar con el autor: teomar505@hotmail.com

  Subir 

 

Alicia Mosquera - Venezuela
10-04-06

Título del comentario: Una experiencia

Comentario: Puedo afirmar, con severa sensatez, que en la actualidad -en mi país- las condiciones de más aguda afectación para desarrollar el inestimable ejercicio docente se concretan en la deficiente preparación de los jóvenes que ingresan a la universidad, producto de políticas educativas nacionales que le ofrecen la oportunidad para que, de manera inmediata, se conviertan en estudiantes universitarios. Ello genera ausentismo, deserción y un menguado rendimiento, al tiempo que constituye un revés para quienes entendemos el ejercicio docente como un apostolado
Por otra parte, no considero que la masificación pueda obstaculizar el éxito, toda vez que precisamente la educación a distancia, o los estudios Universitarios Supervisados, a través de los cuales el aprendiz se libera de la escolaridad obligatoria, es una modalidad de estudios que permite la atención a gran número de estudiantes, a cuyo término se perciben notables y destacados resultados lo que, sin duda, constituye un logro para el docente.

Contactar con el autor: aliciamosquera@hotmail.com

  Subir 

 

Eduardo Vargas García - Costa Rica
10-04-06

Título del comentario: Etica Profesional

Comentario: El educador y el médico son dos profesionales que entierran sus errores. La vocación está en el corazón y no en la planilla de pago. Conozco muchos docentes que se sirven de la profesión pero que no sirven como educadores en la institución. Un educador que no vive para servir, no sirve para vivir. Es increíble la cantidad de maestros y profesores que ingresan al sistema, y les pagan, pero no sienten lo que hacen. Esto es válido no solo para el magisterio, sino que se presenta en todos los ámbitos de las profesiones, médicos, abogados, administradores, etc. Cómo comercian con los servicios estatales y privados. La necesidad, oportunidades y desesperación del usuario hace recurrir al sistema nacional o de acuerdo a los recursos. Mercaderes de la salud, de la gestión notarial, de la defensa del derecho, de la información, etc. No podemos hacernos los sordos y ciegos a la problemática de la educación. Necesitamos más héroes y menos víctimas. Este debate se genera en cada centro educativo, cada aula, cada corazón del educador. Entonces, tendremos niñas y niños realizados y más importante (en el proceso de siembra y cosecha), ciudadanos con valores que observaron (no solo que escucharon) de sus maestros.

Contactar con el autor: eduvargas57@hotmail.com

  Subir 

 

Yolimar Escalante - Venezuela
25-03-06

Título del comentario: La profesión docente

Comentario:

La educación, en Venezuela, es un camino hacia la consumación de muchas metas y pocas oportunidades para el desarrollo de variadas alternativas, el camino que se recorre es arduo y lastimoso, pero también ausente de todo lo que pueda significar la verdad de una profesión que se ha sabido explotar pero no valorizar.

Buscar dentro un concepto tan simplista como el del docente es no saber que la vida es uno de los caminos más amplios para realzar la grandeza de un ser humano y la veracidad de un sistema que no subyace ante las realidades de una sociedad que le incita a crecer y no a hundirse en el lodo de su incredulidad y vastedad.

Más allá de esta conceptualización nace la tarea de interiorizar la responsabilidad que como formadores de seres humanos poseemos ante la inventiva, ante la verdad que no podemos ocultar y la realidad que no nos atrevemos ver. Ser docente es más que un titulo, es un compromiso con el otro, es una oportunidad de crear y procrear ideas nuevas de una sociedad creciente y llena de valores; que aunque se sientan perdidos, aun se pueden rescatar.

 

Contactar con el autor: yoviesdu2006@yahoo.com

  Subir 

 

Javier Pérez López - México
25-03-06

Título del comentario: Poder "ser" docente en el siglo XXI

Sin duda que existen en la actualidad muchos y variados obstáculos que como docentes enfrentamos y son más aún lo que enfrentaremos en el futuro si es que la tendencia dominante continúa siendo este modelo "pedagógico neo-eficientista-liberal".

En los anteriores comentarios se han vertido ya, a mi parecer, varias de las dificultades de fondo -y algunas de forma- sobre la cuestión de la docencia en su sentido más amplio. No es de extrañar pues que aún cuando habitamos en distintos países, continentes, niveles educativos o sectores, estemos enfrentando problemas muy similares, entre ellos: los problemas de corte económico, condiciones de empleo precario, subocupación, desempleo y salarios muy por debajo de lo deseable, o incluso lo recomendable, para quienes nos encargamos, en buena medida, de ser quienes convivimos y coadyuvamos en la formación de las generaciones de jóvenes que están en las instituciones educativas o bien los que hacemos labor comunitaria.

La desvalorización social de la docencia -comprensible en la medida en que el discurso sobre la importancia de la educación- va de la mano con el señalamiento de los docentes como los culpables de la deficiencia de los sistemas escolares, su aparente desgano, falta de compromiso, apatía, su conformismo, así como su "falta de coraje" y sólida formación en valores.

Existen presiones, provenientes de diversos grupos y esferas de la sociedad, que recaen sobre el docente. Los padres desconfían (sobre todo en la educación pública) de los profesores y los tiene por flojos, grilleros y hasta ignorantes de su compromiso. Los gobiernos culpabilizan, no en pocos casos, a los docentes del fracaso de las "reformas educativas" -las cuales, dicho sea de paso, son modelos "calcados" de los que existen en otros países cuyas condiciones socioeconómicas y culturales son muy disímiles a los de nuestra América latina- porque dedican parte de su tiempo a la lucha por conservar sus derechos como trabajadores y como profesionales de la educación.

Poder ser docente en el siglo XXI tendrá necesariamente que pasar por la formación de un sentido de pertenencia a un grupo mayor, que empieza por la docencia sí, pero que sea capaz de trascender. Este espacio que ocupamos en la red, es prueba de que ello puede ser posible si respetamos las particularidades de cada caso, pero además en la medida en que compartiendo experiencia busquemos y logremos hablar sobre nuestros logros y propuestas.

También en la medida en que reconozcamos que el docente no podrá "ser" mientras se encuentre inmerso en un contexto que lo niega como ser social, como producto y productor de su realidad histórica, social y económica. En la medida en que esto nos conduzca a mantener el contacto, abrir el debate, proponer, criticar y reflexionar de manera conjunta, es decir: la praxis comprometida con la docencia, con el aprendizaje de los alumnos y su constante superación individua, con la búsqueda de proyectos emancipadores, no sólo de los discentes, sino comenzando por el docente "el convidado de piedra a la hora de las decisiones".

Coherencia entre reflexión - praxis - reflexión. ¿Cómo pensar un alumno crítico, reflexivo, analítico, y propositivo que realmente "sea" y permita "ser" y "hacer" una sociedad realmente justa cuando el docente impasible es incapaz de criticar, reflexionar y analizar su propia problemática. No olvidemos que la educación es también politización (Freire). Y que la política no es la sólo la de los partidos políticos (11 elecciones para presidente se llevarán a cabo en igual número de países en América Latina) sino todo aquello que los ciudadanos de un estado realizan como parte de su "ser", "estar" y "hacer" lo social.

 

Contactar con el autor: javierixitia72@yahoo.com

  Subir 

 

Ángeles Castillo - México
10-03-06

Título del comentario: Depende del nivel educativo

Comentario: La práctica docente en la educación superior nos permite interactuar con los alumnos, desarrollar aspectos diferentes de un solo tema, llevar a cabo investigaciones teóricas
y de campo, etc. en términos generales.
Sin embargo esto depende del número de alumnos, de la institución de educación superior y por supuesto de las condiciones de infraestructura, además de la situación particular cultural y académica de los alumnos.
Esto tendríamos en común en cuanto a la practica docente. Seria importante comparar nuestra experiencia y hacer comparaciones por nivel educativo.

 

Contactar con el autor: macast61@yahoo.com

  Subir 

 

Yolimar V. ·Escalante D - Venezuela
10-03-06

Título del comentario: s/t

Comentario: La nueva estructura geopolítica y vanguardista conlleva a un estructuralismo de masas más allá de las mentiras capitalistas y de sus entornos grotescos y asociales.
Tal vez la educación no escape a estos principios. Hace pocos meses se realizó, dentro del aula de usos múltiples, una conferencia acerca del Docente del siglo XXI y, la verdad, no sé si creer o no en los postulados y paradigmas allí expresados. Un docente no es solo un ser humano con muchos conocimientos dentro de él, es y debería ser también un complemento directo de un entorno que nos invade, como muestra de universalidad y destrucción. básicos de todo cambio.
En este mundo sin valores ni ética, la educación viene muy tergiversada, muy cambiada del concepto del otro y se ha internalizado como la búsqueda de ventajismos apetecibles de poder y no de sincera búsqueda de valores y del otro... que es ser un docente del siglo XXI sino una entidad que abre las ventanas a una realidad convergente y divergente de los espacios sólidos y únicos envolventes de las verdades y solidificados de esperanzas y alternativas hacia el fin, que no es otro que el ser humano... No olvidemos que educar es dar al otro lo que tengo yo y que el necesita...

 

Contactar con el autor:yoviesdu2006@yahoo.com

  Subir 

 

Rubén Farías Chacón - Chile
10-03-06

Título del comentario: Dignificar la profesión docente

Comentario: Leyendo los diversos comentarios acerca de este problema, me atrevo a afirmar que las causas de esta situación no son difíciles de comprenderlas. Muchos otros colegas ya han escrito autorizadamente sobre ello. Sin embargo, existe un antecedente que históricamente se presenta como uno de los principales motivos del permanente deterioro que ha experimentado nuestra profesión: me refiero al problema económico. Siempre me ha llamado la atención lo absurdo de pretender buscar las causas del problema en hechos que son relativamente subsanables a través del tiempo y que cada vez que se expresa algo acerca de la desmedrada realidad económica, el discurso parece que se diluyera en el tiempo debido a que esta argumentación parece que supone la imposibilidad de considerar esta causal como la más importante de todas. Mientras esta situación persista, no hay posibilidad de mejorar la calidad educativa de nuestros pueblos y mientras nuestros gobernantes no comprendan que el verdadero desafío del éxito de una gestión política se encuentra en el éxito de la calidad de nuestra educación, entonces, tampoco podremos esperar cambios significativos. Hace algunos años escribí estas ideas en un texto sobre educación ambiental y quisiera ahora, una vez más, compartirla:
"Ninguna verdadera intencionalidad de cambio cultural cuyo propósito principal represente el desafío de superar el subdesarrollo y la pobreza, enriquecer la calidad de las relaciones ambientales y de la vida en general será en realidad posible y legítimamente válida, si en dicho propósito no se advierte a tiempo la importancia de la Educación como el principal compromiso de responsabilidad socialmente compartida que toda comunidad tiene para con su propio desarrollo.
En esta misión, el trabajo del Profesor es fundamental, y, hasta ahora, quizás, difícilmente reemplazable. Por ello, si no se considera la importancia de su abnegada labor y se le mantiene como un profesional subvalorado en la actividad más relevante que la sociedad tiene para la formación de las nuevas generaciones; si no se incorporan nuevos enfoques, métodos y técnicas psico-socio-pedagógicas destinadas a optimizar tanto la calidad de su quehacer, como a valorar la diversidad relacional de sus funciones y, en consecuencia, reconocer que la variedad de compromisos que el Profesor debe asumir atentan en contra de su propia calidad de vida y si, además, los restantes agentes sociales no internalizan su compromiso de avizorar a tiempo las circunstancias históricas de comprender que ellos también son responsables de cautelar la calidad del proceso educativo y no entienden lo que éticamente esto significa persistiendo la desmedrada situación económica de no ser dignamente retribuidos en lo que en plena justicia les corresponde, tampoco se podrá, -entonces- avanzar en el tiempo, por una senda de verdadero progreso y de un desarrollo humanista, libertario y ambientalmente sustentable". ("Propuesta Nacional de Educación Ambiental")

 

Contactar con el autor: rufacha@yahoo.es

  Subir 

 

Raúl Correa Díaz - Colombia
25-02-06

Título del comentario: Nuestras dificultades laborales

Comentario: Para hablar de las grandes dificultades que atentan contra el éxito de nuestra labor docente, podemos enunciar varias circunstancias. Entre ellas: el número de alumnos a atender por grupo (50); la cantidad de horas clase por jornada (6); la inexistencia de instrumentos pedagógicos adecuados.
Así mismo, con nuestro sistema de cobertura (masificación), es imposible laborar con buen éxito, sobre todo para que en el alumno quede alguna secuencia e historia.
La consecuencia es que el servicio estatal no puede competir con el privado y se ve "obligado" a presentar resultados no muy satisfactorios.

 

Contactar con el autor: racod532hotmail.com

  Subir 

 

Gabriela Borunda - México
10-02-06

Título del comentario: Respuesta a la interrogante.

Comentario: ¿Cuáles son los problemas más difíciles que se presentan en la práctica docente?
La práctica docente se construye día a día a través de las interacciones entre los miembros de la comunidad educativa, el docente generalmente se encuentra en su campo de acción, que es el aula, y lo que sucede en el aula es corresponsabilidad del grupo. Sin embargo, cabe señalar que en investigaciones realizadas sobre el trabajo docente, uno de los datos que arroja es que es una acción solitaria, que no hay corresponsabilidad sobre el echo educativo con el cuerpo de docentes y directivos de la misma institución.
Señalan que existen visitas a los grupo por especialistas y directivos, sin embargo no hay una retroalimentación a su trabajo, existe la necesidad de retroalimentarse o validarse en el otro.
En la actualidad el trabajo colaborativo y las comunidades de aprendizaje son una necesidad creciente para la profesionalización de la práctica docente.

 

Contactar con el autor: gborunda@hotmal.com

  Subir 

 

Jeannette Chaljub - República Dominicana
10-02-06

Título del comentario: Cada día más importante.

Comentario: Es cierto, como comenta uno de los colegas, que cada día la profesión docente encuentra obstáculos para un buen ejercicio profesional. Por la misma razón entiendo que la profesión docente se hace más importante y valerosa. Los hogares están muy divididos, los padres tienen cada vez menos tiempo de calidad para sus hijos. Los estudiantes no quieren leer, no les gusta la reflexión. Estamos en una era del consumismo, de todo rápido, y ese es el paradigma de nuestros jóvenes.
La idea de que es más fácil hacer esto que aquello lleva a la poca o ninguna disposición hacia los estudios. La carencia de valores morales arraigados produce efectos muy negativos en el aula, donde muchas veces los jóvenes no conocen el respeto a la figura del maestro, los padres no cooperan.
Pese a todo lo expuesto, en mi opinión personal, la profesión docente cobra fuerza cuando estamos dispuestos a no sólo enseñar 'lo que nos corresponde' sino también a enseñar en valores, a aprender a escuchar a nuestros alumnos, a ser empáticos, a preocuparnos por lo que les gusta y lo que hacen.
Me parece que haciendo esto contribuimos un poco a mejorar a los seres humanos con los que nos ha tocado interactuar en este diario caminar.

 

Contactar con el autor: tutserv@hotmail.com

  Subir 

 

Jaime Condori - Perú
10-02-06

Título del comentario: De profesión, docente

Comentario: Es la más noble de las profesiones y lastimosamente la más olvidada. Olvidada no sólo por los gobiernos y sus estructuras que miran otras realidades de más inmediatas soluciones y respuestas. Y no creo equivocarme cuando afirmo que la misma realidad la vivimos en toda América Latina.
Pero no podemos culpar sólo a las estructuras, porque como personas maduras nosotros mismos nos damos cuenta que el desprestigio de nuestra profesión viene también de nosotros: no nos valoramos lo suficiente. Trabajamos y trabajamos y no tenemos el tiempo para reflexionar lo actuado. Porque no nos damos el tiempo para esto. Repetimos los mismos contenidos año tras año...
No quiero generalizar, pero creo que somos nosotros mismos los que haremos más digna nuestra profesión haciendo que sea "la profesión".
Sin duda el tema económico es fundamental, pero para romper este círculo vicioso empecemos por nosotros para exigir, con justicia, un mejor trato.
La prueba de la nobleza de nuestra profesión está en todos los premio Nobel de la historia, los presidentes, los grandes estadistas, estrategas, santos y gurús... todos ellos pasaron por una escuela, todos ellos han tenido una maestra y un profesor... somos nosotros los instrumentos a través de los cuales pasa el futuro de la humanidad. No lo olvidemos nunca: la nuestra es una gran responsabilidad y no podemos fallarle al futuro de la humanidad.

 

Contactar con el autor: jbcondori@gmail.com

  Subir 

 

Graciela López Angarita - Colombia
25-01-06

Título del comentario: Cada día mas difícil.

Comentario: La profesión, como docentes, cada día se hace mas difícil, ya que en esta globalización en la que nos encontramos tenemos que estar a la vanguardia del conocimiento pues los jóvenes estudiosos todo lo encuentran en Internet. Si hablamos de una excelente educación tenemos que estar preparados para la educación virtual, tanto docentes, como dicentes.
Además de estos factores, también, en mi país, tenemos el problema de la educación facilista, en la que los estudiantes van pasando los años sin importar si aprenden o no.
Es muy difícil trasmitir conocimientos a estudiantes displicentes que saben que no van a reprobar. Además, la televisión es un distractor terrible para estos jóvenes que solo piensan en la moda, la música, la droga etc.
Aclaro que no es en todos los sectores ni en todos los estratos sociales, pero hay más factores que afectan ala carrera docente, entre ellos el mal salario que hay en mi país.

 

Contactar con el autor: graloa1913@hotmail.com

  Subir 

 

Comentario de: Analia Palomba Di Mauro - Argentina
10-12-05

Título del comentario: Reflexiones de Savater...

Comentario:

Paso sus reflexiones para el día del maestro ... en otra ocasión podríamos intercambiar nuestras posturas

CARTA A LA MAESTRA
Fernando Savater * en "El valor de educar"
".... Actualmente coexiste en este país el hábito de señalar la escuela como correctora necesaria de todos los vicios e insuficiencias culturales con la condescendiente minusvaloración del papel social de las maestras y maestros.

¿ Que se habla de la violencia juvenil, de la drogadicción, de la decadencia de la lectura, del retorno a actitudes racistas, etc.? Inmediatamente salta el diagnostico que sitúa -desde luego no sin fundamento- en la escuela el campo de batalla oportuno para prevenir males que más tarde es ya dificilísimo erradicar.

Cualquiera diría por tanto que los encargados de esta enseñanza de tan radical importancia son los profesionales a cuya preparación se dedica mas celo institucional, los mejor remunerados y aquellos que merecen la máxima audiencia en los medios de comunicación. Como bien sabemos, no es así. La opinión popular da por supuesto que a maestro no se dedica sino quien es incapaz de mayores designios, gente inepta para realizar una carrera universitaria completa, y cuya posición socio económica ha de ser necesariamente ínfima.

Incluso existe en España ese dicharacho aterrador de "pasa más hambre que maestro de escuela"..." Y cuando se debaten presupuestos ministeriales, aunque de vez en cuando se habla retóricamente de dignificar el magisterio las mayores inversiones se da por hecho que deben ser para la enseñanza superior. Claro, la enseñanza superior debe contar con más recursos que la enseñanza... ¿inferior?.

Todo es un auténtico disparate.

Quienes asumen que los maestros son algo así como "fracasados" deberían concluir entonces que la sociedad democrática en que vivimos es también un fracaso. Porque todos los demás que intentamos formar a los ciudadanos e ilustrarlos, cuantos apelamos al desarrollo de la investigación científica, la creación artística o el debate racional de las cuestiones públicas dependemos necesariamente del trabajo de los maestros.

En el campo educativo poco se habrá avanzado mientras la enseñanza básica no sea prioritaria en inversión de recursos, en atención institucional y también como centro del interés público.

Hay que evitar el actual círculo vicioso, que lleva de la baja valoración de la tarea de los maestros a su ascética remuneración, de ésta a su escaso prestigio social y por tanto a que los docentes más capacitados huyan a niveles de enseñanza superior, lo que refuerza los prejuicios que desvalorizan el magisterio, etc.

Es un tema demasiado serio para que lo abandonemos exclusivamente en manos de los políticos, que no se ocuparán de él si no lo suponen de interés urgente para su provecho electoral: también aquí la sociedad civil debe reclamar la iniciativa y convertir la escuela en" tema de moda" cuando llegue la hora de pergeñar programas colectivos de futuro. Es preciso convencer a los políticos de que sin una buena oferta escolar nunca lograrán el apoyo de los votantes. En caso contrario, nadie podrá quejarse y no queda más que resignarse a lo peor o despotricar en el vacío.

Por decirlo con palabras de Juan Carlos Tedesco en El nuevo pacto educativo la crisis de la educación ya no es lo que era: "no proviene de la deficiente forma en que la educación cumple con los objetivos sociales que tiene asignados, sino que más grave aún, no sabemos que finalidades debe cumplir y hacia donde efectivamente orientar sus acciones".

En efecto el problema educativo ya no puede reducirse sencillamente al fracaso de un puñado de alumnos por numeroso que sea, ni tampoco a que la escuela no cumpla como es debido las nítidas misiones que la comunidad le encomienda, sino que adopta un perfil previo y más ominoso: el desdibujamiento o la contradicción de esas mismas demandas

¿ Debe la educación preparar aptos competidores en el mercado laboral o formar hombres completos?
¿ Ha de potenciar la autonomía de cada individuo, a menudo crítica y disidente, o la cohesión social?
¿ Debe desarrollar la originalidad innovadora o mantener la identidad tradicional del grupo?
¿Atenderá a la eficacia práctica o apostará por el riesgo creador?
¿ Reproducirá el orden existente o instruirá a los rebeldes que pueden derrocarlo?
¿Mantendrá una escrupulosa neutralidad ante la pluralidad de opciones ideológicas, religiosas, sexuales y otras formas de vida (drogas, televisión, polimorfismo estético...) o se decantará por razonar lo preferible y proponer modelos de excelencia?
¿ Pueden simultanearse todos estos objetivos o algunos de ellos resultan incompatibles? .

En este último caso
¿cómo y quién debe decidir por cuales optar?. Y otras preguntas se abren, por debajo incluso de las anteriores hasta socavar sus cimientos: ¿ Hay obligación de educar a todo el mundo de igual modo o debe haber diferentes tipos de educación, según la clientela a la que se dirijan?, ¿es la obligación de educar un asunto público o más bien cuestión privada de cada cual?, ¿acaso existe obligación o tan siquiera posibilidad de educar a cualquiera, lo cual presupone que la capacidad de aprender es universal?. Pero vamos a ver: ¿porqué ha de ser obligatorio educar? Etc, etc.

Cuando el número de preguntas y su radicalidad arrollan patentemente la fragilidad recelosa de las respuestas disponibles, quizá sea hora de acudir a la filosofía. No tanto por afán dogmático de poner pronto remedio al desconcierto, sino para utilizar éste a favor del pensamiento: hacernos intelectualmente dignos de nuestras perplejidades es la única vía para empezar a superarlas. Como individuos y como ciudadanos tenemos perfecto derecho a verlo todo muy negro.

Pero en cuanto educadores no nos queda más remedio que ser optimistas ¡ ay ! y es que la enseñanza presupone el optimismo tal como la natación exige un medio líquido para ejercitarse. Quien no quiera mojarse, debe abandonar la natación; quién sienta repugnancia ante el optimismo, que deje la enseñanza y que no pretenda pensar en qué consiste la educación.

Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber que la anima, en que hay cosas (símbolos, técnicas, valores, memorias, hechos...) que pueden ser sabidos y que merecen serlo, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros por medio del conocimiento.

Hablaré de el valor de educar en el doble sentido de la palabra "valor": quiero decir que la educación es valiosa y válida , pero también que es un acto de coraje, un paso al frente de la valentía humana.

Cobardes o recelosos, abstenerse.

Lo malo es que todos tenemos miedos y recelos, sentimos desánimo e impotencia y por eso la profesión de maestro -en el mas amplio sentido del noble término, en el mas humilde también- es la tarea más sujeta a quiebras psicológicas, a depresiones, a desalentada fatiga acompañada por la sensación de sufrir abandono en una sociedad exigente pero desorientada. De ahí nuevamente mi admiración por vosotras y vosotros. Y mi preocupación por lo que os - nos debilita y desconcierta."

Buenas noches. Ana

Contactar con el autor: ecoedumistica@yahoo.com.ar

  Subir 

 

Comentario de: Víctor Costilla Díaz - México
25-11-05

Título del comentario: Antecedentes

Comentario:

Hace algunos 3 años hice referencia a la profesión docente (No. 29), en esta revista, mi enfoque está centrado en la categoría profesional del docente, el debate es El docente, ¿un profesional? Para cuestiones prácticas de investigación me refiero al docente que labora en el nivel básico (preescolar, primaria, secundaria).
En las conclusiones de un trabajo realizado en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León, resultó que el perfil del docente se queda a un tercio de ser profesional, tomando como referencia a 5 profesiones que la sociedad si reconoce como tales, a saber: ingeniero, médico, arquitecto, contador y abogado.
¿Cuáles son los rasgos que la sociedad distingue como inherentes a un profesional? Aquí van: autonomía, titulo, pertenencia a un colegiado, origen social.
La autonomía se refiere a la voluntad personal de ejercer, si se desea o no, libremente, sin rendir cuentas a nadie, sin estar siendo observado ni cuestionado, sin tener que dar explicaciones a autoridad alguna sobre lo que se hace. Una autonomía que permita plantear, sin bloqueo alguno, un sentir, un pensar, un actuar, un reflexionar, un argumentar y un transitar en la sociedad del conocimiento sin miedo, sin temor, sin ataduras, sin inhibiciones, sin complejos.
El título es imagen que la sociedad reclama antes de dejar a alguien que resuelva tal o cual problema; es posible comprar un título, pero es peligroso exponerse sin tener las competencias adecuadas. De todos modos, la gente se siente tranquila cuando en la oficina está colgado el título de quien se ocupa. La obtención del título implica haber atravesado por un proceso demostrativo, quien lo obtiene quiere decir que ha adquirido el rasgo deseable de un oficio.
La pertenencia a una colectividad sugiere la fuerza que da la unión, aunque también la selectividad de un grupo cerrado al que sólo entran los privilegiados, los aptos, los más capaces, los que merecen ser llamados colegas. Tener sentido de pertenencia es tener identidad, es tener una base, es pertenecer a un círculo exclusivo.
El origen social siempre cuenta en las relaciones sociales, "dime cuánto tienes, te diré cuanto vales"; si vives en la pobreza, ¿cuál es la garantía de que me puedas atender profesionalmente, si en tu estómago no hay registro alguno de alimento? Si no tienes casa, no tienes carro, no tienes dinero, no tienes ropa... entonces no tienes nada, y si no tienes nada... no eres nadie... sólo un pobre diablo.
Ojalá y está aportación sirva para tu propuesta.

Contactar con el autor: victorcostill@att.net.mx

 

  Subir 

  Volver a Debates 


Principal de la OEI

Inicio >>