La Revista Iberoamericana de Educación es una publicación editada por la OEI 

 ISSN: 1022-6508

Está en: OEI - Revista Iberoamericana de Educación - Debates

Inicio >>

 Versión impresa

  Último número

  Números anteriores

  Números próximos

  Índices

 Secciones

  De los lectores

  E + I

  Investigación

  A fondo

  Debates

 Servicios

  Suscripción

  Colaboraciones

  Tablón de anuncios

 Recursos

  Otras revistas

  Biblioteca digital

  Convocatorias

  Publicaciones OEI

 Créditos

 Contactar

  Debates

112. Competencia y aprendizaje

Propuesto el 15-12-06: Teófilo Omar Boyano Fram - Portugal

Proponer nuevos
temas de Debate

Comentarios a
los Debates

Volver
a Debates


112 Competencia y aprendizaje 15-12-06
Propuesto por: Teófilo Omar Boyano Fram

Se viene presentando, a nivel Iberoamericano, un debate referente al tema de las competencias. Dichos espacios de discusión están llevando a las Instituciones a replantear sus currículos, e incluso la Administración de la Academia, que también se refleja en el currículo.
Se hace menester apropiarse de los términos, para no estar empleándolos como genéricos, lo que produce más confusión, ya que antes de hablar de competencias es necesario ver en que escenarios se van a utilizar y como medirlas.
Las competencias mas reconocidas son la propositiva, la argumentativa y la expositiva, relacionadas con la comunicación.
No todo es competencias y no todo funciona con relación al término competencias. ¿Qué se entiende por competencias? ¿Podemos desarrollar competencias en el aula? ¿Qué tipo de competencias se pueden aprender para poderlas enseñar?

Contactar con el autor: teomar505@hotmail.com

  Subir 

 

Miguel Erasmo Zaldívar Carrillo
25-03-07

Título del comentario: Habilidad y aprendizaje / Competencia y habilidad

Comentario:
Creo que las habilidades, capacidades y los conocimientos no satisfacen todas las exigencias de los aspectos que el maestro debe desarrollar y controlar en clases. Tristemente nos centramos demasiado en la parte instructiva como resultado de lo que hacemos. Creo que impulsados por un deseo de competitividad impuesto por el desarrollo capitalista. Las competencias las veo como algo más holístico que la conjunción de conocimientos, habilidades y capacidades. La competencia, si es que queremos que el concepto nos impulse a mejores niveles de comprensión del fenómeno educativo, debe incluir al sujeto total y complejo. Debemos buscar una definición que involucre lo cognitivo, lo afectivo y lo volitivo. La tarea de educar es la más complejas de todas las que el hombre desempeña porque involucra fenómenos complejos como la personalidad, la comunicación humana, el trabajo en grupos, etcétera. Es en este sentido que creo debemos movernos hacia la búsqueda de conceptos más integradores que orienten a los objetivos de la educación hacia la satisfacción de las necesidades de la sociedad contemporánea.

Contactar con el autor: miguelzaldivar1966@yahoo.com

  Subir 

 

Cecilia Osorio Huacuja
25-03-07

Título del comentario: ¿Trabajadores competentes o personas plenas?

Comentario:
Desde mi particular punto de vista el término competencias resulta muy ambiguo, porque pretende involucrar tanto destrezas y habilidades como actitudes y valores. Para empezar habría que revisar la pertinencia del concepto. Aunque las destrezas y habilidades son fácilmente identificables y evaluables, no sucede lo mismo con las actitudes y valores. Entonces ¿cómo englobarlas en una sola categoría?
Se puede tener actitud frente al trabajo pero no tener la aptitud para desarrollarlo. Se puede ser muy diestro y hábil para la resolución de problemas pero no contar con los valores éticos que limiten nuestras acciones. Es claro que las competencias derivan del ámbito laboral. Poco a poco han permeado hasta la educación. Pero en ese tránsito tal vez se haya perdido de vista el objetivo de la educación, específicamente del nivel superior. Actualmente todo parece girar alrededor de la productividad; a un individuo. Se le considera competente si su rendimiento laboral es alto; un centro de educación se considera de calidad por la "competencia" de sus egresados; porque consiguen los mejores puestos de trabajo y mejor remunerados. ¿Pero qué hay de la otra parte? la que dio origen a las universidades, la humanística. Que las personas no sólo lleguen a ser capaces de desempeñar su actividad laboral, sino que su vida se integre plenamente, esa es la verdadera competencia, pero del educador , no del alumno. Tal vez habría que preguntarse nuevamente que es lo que se está buscando: ¿formar para el trabajo o educar para la vida?

Contactar con el autor: cecyosoriohuaucuja@hotmail.com

  Subir 

 

Ramón R. Abarca Fernández
25-03-07

Título del comentario: Exigencia de trabajar con competencia

Comentario:
Entiendo que la propuesta formulada por el amigo Teófilo y las interrogantes planteadas, son de suma importancia. Por lo que debemos enmarcar el término "competencias" (en singular o en plural) de modo muy ligado al proceso de aprendizaje; dado que los dos vocablos, en las circunstancias actuales, constituyen un binomio inseparable.
Pero, qué es competencia? Es la capacidad para responder exitosamente a una demanda compleja o llevar a cabo una actividad o tarea. Es decir, es la demanda, actividad o tarea la que define la estructura interna de la competencia, incluyendo conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores que, en forma interrelacionada, hacen posible una acción efectiva..
Al considerar la realidad de nuestros países, se hace necesario identificar las competencias demandadas por el actual mundo productivo y manejar el ciclo formación, capacitación, evaluación y certificación. A su vez, una visión general de las empresas, nos exige identificar las competencias claves (core competences) que permiten mantener una posición competitiva y desarrollar las competencias organizacionales e individuales requeridas para sustentarlas. Pues, una persona competente tiene la capacidad de actuar eficazmente para alcanzar un objetivo, dado que el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes permiten que un profesional se desempeñe en los niveles requeridos.
Es cierto que muchas instituciones han empezado a trabajar con competencias, pero estas se hallan desubicadas o mal redactadas, pues sólo se aplica el término "competencias" a la elaboración de sus sílabos, sin vinculación alguna con la profesión y la realidad, o simplemente se redactan "competencias" que luego no se sabe cómo evaluarlas.
De ahí la importancia del Proyecto Tuning que las clasifica en: a) competencias generales (transversales): instrumentales, interpersonales y sistémicas, y b) competencias específicas (de titulación).
Entre las instrumentales considera: análisis y síntesis, organización y planificación, conocimientos generales básicos, conocimientos básicos de la profesión, comunicación oral y escrita (lengua propia), conocimiento de segunda lengua, manejo básico de la informática, gestión de la información, resolución de problemas, toma de decisiones.
Entre las interpersonales identifica: capacidad crítica y autocrítica, trabajo en equipo, habilidades interpersonales, capacidad de trabajo interdisciplinar, capacidad de comunicación con otras áreas, apreciar la diversidad y multiculturalidad, capacidad de trabajo en contexto internacional y compromiso ético.
Entre las sistémicas señala: aplicar los conocimientos a la práctica, habilidades de investigación, capacidad de aprender (aprender a aprender), adaptación a nuevas situaciones, creatividad (generar nuevas ideas), liderazgo, conocimiento de otras culturas, capacidad de trabajo autónomo, diseño y gestión de proyectos, iniciativa y espíritu emprendedor, preocupación por la calidad y motivación de logro. (Jesús García Martínez, Director del Secretariado de Convergencia Europea, Universidad de Sevilla)
Las competencias específicas son las habilidades propias o vinculadas a una titulación: le dan identidad y consistencia social y profesional de acuerdo al perfil formativo. Tanto las generales como las específicas se logran gracias a un proceso de aprendizaje autónomo, colaborativo y dinámico.
Le Boterf, G. (Construire les compétences individuelles et collectives, 2000) afirma que la competencia es: " Saber combinar y movilizar un conjunto de recursos pertinentes (conocimientos, habilidades, cualidades, recursos emocionales, cultura, redes de recursos…).
M. Cebrián (Enseñanza virtual para la innovación universitaria. Madrid: Narcea 2003) considera que "los procesos de cambio sociales, tecnológicos y científicos exigen una permanente actualización en toda empresa productiva"; y el sistema universitario debe: prestar atención específica al cambio y a la innovación; tener presentes las tecnologías de la comunicación y de la información asociadas a la producción del conocimiento y tener en cuenta los programas de formación permanente, con atención preferente al profesorado.
A su vez, Mª. del Rio (Una nueva cultura para la docencia en el Espacio Europeo de Educación Superior. En las Jornadas sobre el profesorado universitario ante el EEES. Santander, 2004) señala que la nueva cultura docente se caracteriza por ser holística e institucional; orientadora hacia el aprendizaje de calidad; flexible e innovadora; transparente, comunicable y sensible a los entornos y demandas sociales. El profesorado, por tanto, debe establecer relaciones claras y bidireccionales entre su docencia y el aprendizaje, lo que implica un desarrollo investigador efectivo que permita integrar y aplicar los conocimientos que se imparten, adoptando una postura reflexiva sobre la práctica.
Por tanto, el aumento de la base competencial pedagógica, de gran parte de nuestros profesores, resulta crítico para mejorar la calidad de la docencia y adaptarla al Espacio Iberoamericano de Educación Superior, que se viene construyendo.
No sin razón, las competencias profesionales o académicas, para el Proyecto Tuning, representan una combinación dinámica de atributos (con respecto al conocimiento y su aplicación, a las actitudes y a las responsabilidades) que describen los resultados del aprendizaje de un determinado programa, o cómo los estudiantes serán capaces de desenvolverse, al finalizar el proceso educativo.
Las competencias, pues, son las funciones que los estudiantes habrán de ser capaces de desarrollar durante y después de la formación que se les ofrece. Tales funciones habrán de desglosarse, a su vez, en actividades y tareas más concretas. Todo ello, orientado a gestionar problemas relevantes en el ámbito de la profesión elegida.

Contactar con el autor: rabarcaf@ucsm.edu.pe

  Subir 

 

Rogelio Mayorga Rodríguez
10-03-07

Título del comentario: Competencia vs. Aprendizaje

Comentario:
Más allá de lo establecido en los currículos vigentes en cada país, queda claro que el aprender a aprender es un propósito loable que debiera cumplir la educación. Encontrar las situaciones en las que se desarrolla o que favorecen el aprendizaje revela una parte del proceso, pero cabría señalar la importancia de que los alumnos se desarrollaran como personas que aprovecharan al máximo una variedad de situaciones en beneficio de su aprendizaje.
Es de importancia actual los esfuerzos que aplicamos los maestros respecto de la comprensión lectora, pero es claro que en muchas ocasiones no contamos con las herramientas pertinentes para dar un seguimiento puntual del grupo y de cada alumno.
Ser consciente y manipular la forma en que aprendo, puede retribuir en logros de más y mejores competencias, y de aquí derivo ineludibles preguntas que cierran algunas brechas que nunca debiesen de estar cerradas.
¿El currículo establece las competencias y las habilidades de estudio a lograr? ¿Cómo superar en el profesorado algunos de los déficit en la formación docente?
Como decía el filósofo, "cuanto más sé, más preguntas tengo". Y las evaluaciones internacionales (PISA) indican un bajo perfil de ingreso en cada nivel.
Todo lo que hagamos por esclarecer, perfeccionar o mejorar el proceso educativo al interior de nuestras escuelas debe estar precisamente ligado al desarrollo de competencias en los alumnos, pero no como un fin sino como un medio para ellos.

Contactar con el autor: rogeliomarr@hotmail.com

  Subir 

 

Irene Grueiro Cruz
10-03-07

Título del comentario: Competencias: determinación y formación

Comentario:
Aún cuando existe diversidad en el término de competencias, se observa una comunidad de opiniones acerca del papel que tienen en el desempeño exitoso de una actividad dada. También es reconocido por casi todos, que las competencias son configuraciones que involucran a diferentes componentes y que tienen un desarrollo. Las competencias se forman, no son algo innato y predeterminado a pesar de que existan predisposiciones que las hagan más fáciles de desarrollar. Por tanto, las competencias son aprendidas, requieren de un aprendizaje y entrenamiento.
Sin embargo, para poder enseñarlas, es necesario determinar de qué competencias estamos hablando, cuáles son las competencias que necesitan unos u otros profesionales, las cuales pueden coincidir en algunos casos, pero otras pueden ser diferentes.
En este sentido, pienso que para enseñar competencias, el primer paso es la precisión e identificación de las competencias que caracterizan a un determinado profesional. Esto requiere, del trabajo de un grupo de especialistas y expertos capaces de indagar y establecer dichas competencias.
En resumen, este es un trabajo arduo que exige la voluntad y profesionalidad de aquellos que diseñan, desarrollan y evalúan el currículo de una carrera.

Contactar con el autor: igc@instec.cu

  Subir 

 

Rubén Balcázar R.
10-03-07

Título del comentario: Competencias y competencias profesionales

Comentario:
Es muy interesante el tema propuesto. En Bolivia, se ha desatado un gran debate y una euforia por implementar el proceso enseñanza aprendizaje por competencias, pero como ya señalaron, existen varios tipos de competencias, o mejor, definiciones de competencias. Quisiera aportar diciendo, que hay diferencias entre competencias profesionales y otras competencias, por ejemplo escolares. La formación profesional, tiene otra connotación que otras competencias. Es importante tener claro esta diferenciación.
Yo creo que la educación por competencias se la debe aplicar en el campo profesional, tomando en cuenta los tres componentes (saber, saber hacer y saber ser), y para finalizar, debo admitir que no es nada fácil entrar en este enfoque por competencias, falta mucho por recorrer.

Contactar con el autor: on-balcazarr@usalesiana.com

  Subir 

 

Eleazar Plaza
25-02-07

Título del comentario:Modelo de Competencia

Comentario:
Quiero aportar diciendo que los términos cambian pero las viejas ideas de la educación integral se mantienen. Quizás el modelo de competencia más llamativo es aquel que establece la formación en estos cuatro tipos de competencia: formación del ser, formación de la habilidad para hacer, formación de la capacidad para reflexionar sobre el hacer (saber hacer) y finalmente, el aspecto que hasta hace poco se destacaba, formación de competencias para aprender a saber. Creo que la formación de competencias para el autoaprendizaje es esencial y también que la educación básica no puede dejar en un segundo plano las competencias relacionadas con la formación de la personalidad y la autonomía bajo el supuesto de que la sociedad del conocimiento requiere buenos trabajadores. En otras palabras, la formación por competencias con el modelo integral que proponen algunas escuelas correspondería con la formación de competencias educativas más que con la formación de competencias laborales o para el trabajo.

Contactar con el autor: metodofacil@hotmail.com

  Subir 

 

Cecilia Penélope García
25-01-07

Título del comentario:Sobre las competencias

Comentario:
Estimado Sr. Boyano, ha tocado un tema muy importante en el desarrollo de la docencia. Actualmente estoy realizando la tesis para conseguir el grado de maestría en educación universitaria y la principal pregunta, aunque en otros términos, es la que Usted plantea al final de su comentario. Primeramente partiría de la definición de competencia, a saber, hay tantas como instituciones o personas intentan definirlas, en mi caso la definición de la UNESCO me es suficientemente representativa: “…conjunto de comportamientos socio-afectivos y habilidades cognoscitivas, psicológicas, sensoriales y motoras que permiten llevar acabo adecuadamente un desempeño, una función, una actividad o una tarea” (UNESCO, 1991). Después habría que revisar las expectativas que de la educación tiene la sociedad en la que estemos inmersos, las competencias que requiere una sociedad de la información no son las mismas que requiere una sociedad que ha trascendido a ser sociedad educadora o inclusive una sociedad de aprendizaje (por supuesto el ideal a alcanzar sería la sociedad del conocimiento, pero ese sería tema de otro debate). Una vez que sabemos lo que la sociedad espera de nosotros como profesores entonces es tiempo de analizar nuestra labor (como empleados de la educación) con base en las competencias, no es el caso de describir una a una, pero yo haría una lista muy básica: c. didáctica-pedagógica, c. comunicativa (incluyendo la instrucción, los afectos y los valores), c. de planificación, c. de trabajo en equipo, c. de innovación, c. de autoaprendizaje y en este momento, quizás la más importante, c. en manejo de tecnologías de información y comunicación. Teniendo las competencias mencionadas y muchas otras que estoy segura mencionarán en este foro, no será complicado educar a nuestros alumnos en las competencias que en los planes y programas de estudios nos sean indicadas.

Contactar con el autor: cepegarcia@gmail.com

  Subir 

 

Francisco Villar García
10-01-07

Título del comentario: ¿Es tan fácil?

Comentario:
InCreo que Ud. ha tocado un aspecto importante del hacer educativo actual del que mucho se habla y todavía poco se hace. Parece que el asunto no es tan fácil como se plantea. Espero aprender algo al respecto en este debate.

Contactar con el autor: jawa2500@yahoo.es

  Subir 

   

Principal de la OEI

Inicio >>